Salva tu suelo pélvico

Matrona Leticia del Valle

¿Has oído hablar de la salud de tu suelo pélvico alguna vez? ¿Sabías que la incontinencia urinaria o la dificultad para alcanzar el orgasmo está relacionado con los músculos del suelo pélvico? ¿Sabías que más del 80% de las mujeres van a tener algún trastorno del suelo pélvico a lo largo de su vida? ¿Sabías que menos del 10% consulta por ello?  Y lo más importante de todo ¿sabías que se puede prevenir y que los tratamientos son muy eficaces y los puedes realizar tu misma en tu propia casa?

¿Qué es el suelo pélvico y para qué sirve?

El suelo pélvico es el conjunto de músculos que tienes alrededor de la vulva y el ano y  que sostienen a los órganos situados en la parte baja de tu abdomen. Es como un arco o una hamaca donde se apoyan tu vejiga, tu útero y tu intestino.

Tu suelo pélvico tiene varias funciones:

  • Controla tus esfínteres para que no tengas incontinencia ni urinaria ni fecal (ni cuando te rías, ni estornudes, ni tosas…)
  • Mantiene la vejiga, el útero, la vagina y el intestino en su sitio para que no se descuelguen y se prolapsen (sobresalgan por la vagina)
  • Mejora tus relaciones sexuales aumentando la sensibilidad, la lubricación y la facilidad para llegar al orgasmo.

¿Qué puede debilitar tu suelo pélvico?

Existen varias causas que pueden debilitar los músculos de tu suelo pélvico: un embarazo, un parto, deportes que implican saltos (tenis, atletismo, Kite,…), envejecimiento, menopausia, estreñimiento crónico, obesidad, tabaquismo, cirugías…

Pero la principal causa de deterioro  es el desconocimiento y la falta de información sobre la necesidad de  mantener en forma y cuidar estos músculos.

En todas las revisiones ginecológicas u obstétricas se debería revisar de forma rutinaria el estado de los músculos del suelo pélvico.  Pero desafortunadamente no es así. Y para todas las mujeres debería ser una prioridad consultar cualquier síntoma relacionado con estos músculos. Pero la realidad es bien distinta.  Quizá por vergüenza, quizá por desconocimiento o quizá por no saber a quien consultar…,El caso es que es difícil tener a una mujer en la consulta que venga a interesarse por el tema.

¿Cómo puedes empezar a cuidar tu suelo pélvico?

Lo primero es tomar conciencia, de que existe y de que tienes que cuidarlo. Por eso, antes de empezar a ejercitar los músculos de esa zona,  es imprescindible que lo sientas, que descubras donde está y que está haciendo por ti. Cuando lo consigas podrás empezar a cuidarlo.

Intenta   contraer los  músculos imaginando que estás haciendo pis y que deseas parar. Prueba distintas posturas.  Es importante que no contraigas ni abdominales, ni nalgas ni muslos. Dominarlo requiere cierto tiempo, por lo que no te desanimes. Te iré enseñando distintas formas de identificarlo en los siguientes post. Hay que ser constante, pero te aseguro que funciona tanto si no has tenido ningún síntoma y quieres prevenir, como si tienes síntomas y  quieres  mejorar.

Todas las mujeres, y cuando digo todas es todas, necesitamos salvar nuestro suelo pélvico. SÍ, tú también, tengas la edad que tengas, la profesión o estilo de vida que tengas. Sí tú, y la mujer que tienes al lado también aunque no conozcas nada de ella. Sí, tú al igual que yo, necesitamos cuidar nuestro suelo pélvico.

Si no quieres perderte nada sobre el suelo pélvico, como localizarlo, riesgos, ejercicios, tratamientos, productos … suscríbete al blog y te lo enviaré a tu correo.

Y si conoces alguna mujer que crees que le gustaría leerlo, por favor compártelo.

Ir arriba