Está casi a punto para venir al mundo, ya que su sistema inmunitario y su cerebro han adquirido la madurez. Solamente su sistema respiratorio requiere estar algunas semanas más resguardado en tu útero. Con vistas al nacimiento, empieza a descender y a apoyarse sobre la parte baja del útero. Tú lo notas, y bien, ya que cada vez tienes más ganas de ir al baño. Paciencia, ¡pronto tendrás a tu bebé contigo!

¿Qué está ocurriendo en tu cuerpo en la semana 35 de embarazo?

Todo va bien aunque a veces te preocupa notar algunas contracciones y que se adelante el parto. No te preocupes, en este momento de embarazo es completamente normal que tu útero se contraiga ocasionalmente. La sensación es que se “pone la tripa dura”. Son las contracciones de Braxton Hicks. Tienen una intensidad muy baja y no desencadenan el parto. Ceden con el reposo, al contrario que las contracciones de parto. Si no se hacen rítmicas y cuando te tumbas de lado desaparecen, no es motivo de alarma.

También es normal notar calambres en la vagina por la presión que ejerce tu bebé sobre tu pelvis. La vulva estará inflamada y aumentada de tamaño.
Tu temperatura corporal está elevada lo que hace que sudes más y tengas más calor del habitual.

¿Cómo está creciendo y desarrollándose tu bebé en la semana 35 de embarazo?

Mide 46cm de la cabeza a los pies y pesa alrededor de los 2.500 gramos. Su piel tiene un aspecto más liso ya que van aumentando sus depósitos de grasa. En estas últimas semanas, le vas pasando a tu bebé inmunidad temporal contra ciertas enfermedades, por lo que estará protegido hasta la administración de las primeras vacunas. Está recomendada la vacunación contra la gripe y contra la tos ferina (conjuntamente con la vacuna del tétanos) para todas las gestantes.

Mis consejos en la semana 35 de embarazo

Si todavía no lo has hecho, es hora de comenzar con el masaje perineal. Es una técnica que tiene el objetivo de ablandar y dar elasticidad a la piel y a los tejidos de la zona de la vagina y del periné. Gracias a ello, ayudarás a evitar desgarros o episiotomías en tu parto. Es una técnica muy efectiva y es segura tanto para tí como para tu bebé.

El masaje lo puedes hacer tu misma o bien te lo puede hacer tu pareja, dependiendo de cómo estéis más cómodos. Para que sea eficaz tienes que comenzar con el masaje perineal en la semana 34-35 y continuar hasta el día del parto. En cuanto a la frecuencia, se recomienda realizarlo tres veces por semana y debe durar unos diez minutos o si lo prefieres puedes hacerlo todos los días durante cinco minutos.

Matrona Leticia del Valle

Matrona Leticia del Valle

 

ECOGRAFÍAS POR SEMANAS DE GESTACIÓN

Semana 1-2 Semana 3 Semana 4 Semana 5
Semana 6 Semana 7 Semana 8 Semana 9
Semana 10 Semana 11 Semana 12 Semana 13
Semana 14 Semana 15 Semana 16 Semana 17
Semana 18 Semana 19 Semana 20 Semana 21
Semana 22 Semana 23 Semana 24 Semana 25
Semana 26 Semana 27 Semana 28 Semana 29
Semana 30 Semana 31 Semana 32 Semana 33
Semana 34 Semana 35 Semana 36 Semana 37
Semana 38 Semana 39 Semana 40 Semana 41 y 42
Ir arriba