¿Sabes reconocer las contracciones de parto?

Matrona Leticia del Valle

No todas las contracciones en el embarazo son iguales. Por eso, es importante que las reconozcas y que aprendas a distinguir cuales son las contracciones de parto.

 
 

¿Qué es una contracción?

El útero, que es  donde se está formando y creciendo tu bebé, es un músculo en forma de bolsa.  Como cualquier otro músculo, cuando se contrae se endurece. La diferencia es que el útero lo hace de forma involuntaria, es decir, tú no puedes controlar ni cuando se contrae ni cuando se relaja.

¿Cómo reconozco que tengo una contracción?

Cuando tengas una contracción, las paredes de tu útero se tensarán y notarás que tu tripa se va endureciendo poco a poco hasta que alcance el punto de máxima intensidad. Luego, las paredes de tu útero se van relajando y la contracción va desapareciendo poco a poco. Mientras que no comience el parto, las contracciones no durarán más de 30 segundos.

¿Qué tipos de contracciones hay?

Hay dos tipos de contracciones, las de Braxton Hick y las contracciones de parto. Las primeras comienzan a partir de la semana 20 de embarazo y su función es la de preparar a tu útero para el parto, es como un entrenamiento. Se endurecen las paredes de tu útero, pero no empiezas a dilatar. Son contracciones poco intensas (algunas mujeres ni siquiera las notan), son indoloras y  son esporádicas. Duran menos de 30 segundos y no tienes que preocuparte ni alarmarte por ellas. Los días que tu  actividad física sea más intensa, será  normal que tengas más contracciones, pero siempre cederán con el reposo. En las últimas semanas de embarazo, las contracciones de Braxton Hicks serán cada vez más frecuentes.

Las contracciones de parto, a diferencia de las anteriores, son muy regulares y no ceden ni con reposo ni cambiando o de postura o de actividad.  Van aumentando de intensidad a la vez que aumenta su frecuencia y su duración. Son las contracciones que hacen que el cuello del útero se vaya dilatando y abriendo hasta alcanzar los 10 cm.

¿Duelen todas las contracciones?

No. En contra de lo que muchas mujeres creen, las contracciones no tienen porque ser dolorosas. Por eso es importante que vigiles cada cuanto se repiten independientemente de si te molestan más o menos, porque es lo que te va a ayudar a saber reconocer si son de parto o no y  sobre todo, si tienes que acudir a urgencias.

¿Cuándo debes acudir al hospital?

Si estás de menos de 36 semanas de gestación y comienzas con contracciones regulares y rítmicas que no ceden con el reposo, debes acudir a urgencias, aunque las contracciones no sean dolorosas. Es importante que valoren si  se trata de una amenaza de parto prematuro y si necesitas algún tipo de tratamiento para pararlas y evitar que esas contracciones te pongan de parto.

Si estás de más de 36 semanas, y te pones de parto, no hay necesidad de pararlas, ya que tu bebé está preparado para nacer y no necesitará ningún cuidado especial. Por tanto, debes acudir al hospital cuando se haya iniciado la primera fase del parto. Si es tu primer hijo, será cuando tus contracciones sean cada cinco minutos durante dos horas. Si ya has tenido otro parto, deberás ir al hospital cuando tus contracciones sean cada diez minutos durante una hora.

Es normal que si nunca has notado una contracción te preocupe saber reconocerla. Como también es normal,  si tienes muchas contracciones, saber cuando tienes que preocuparte.   No te agobies. Recuerda que no estás sola en el embarazo. Siempre puedes consultar a tu matrona. Es la duda más frecuente que nos hacéis en la consulta, y a mí, es la que más me gusta  resolver.

Si te a parecido útil, compártelo y me ayudarás a ayudar a otras mamás.

Ir arriba